Saltar al contenido

El truco infalible para cortar el queso sin que se pegue al cuchillo

  • por
Cortar queso fácilmente

Me temo que esto te habrá pasado más de una vez: eliges el queso, metes el cuchillo hasta el fondo y… terror. Se queda completamente pegado a la hoja. Esto pasa mucho con el queso de tetilla, el brie o el rulo de cabra.

Cortar el queso no es tan fácil como parece. En realidad lo es, pero necesitas aplicar un consejo muy sencillito que te explicaré a continuación.

Por cierto, este truco también sirve para rallar el queso, al final del artículo te explico cómo aplicarlo.

¿Qué necesitas para cortar el queso en condiciones?

Dos cosas.

  • Un cuchillo.
  • Un poco de aceite.
Cortando queso

Es preferible utilizar un cuchillo para queso, ayuda bastante en el proceso, pero claro, lo más probable es que no lo tengas a mano. Tranquilo, elige un cuchillo con buen filo y sigue leyendo.

Nota: el aceite debe ser comestible. Lo digo por si se te pasa por la cabeza utilizar aceite 3 en 1 o similar…

¿Cómo cortar el queso sin que se pegue a la hoja del cuchillo?

Muy sencillo.

Unta la hoja del cuchillo con aceite. Debe quedar todo bien embadurnado. A continuación, retira el exceso con papel de cocina. La idea es crear una capa impermeabilizante que permita cortar el queso sin que se pegue nada.

También puedes utilizar spray antiadherente de cocina, es más cómodo y ahorra aceite.

Con este sistema, podrás cortar todo tipo de quesos sin que queden pegados al cuchillo. Eso sí, cada cierto tiempo tendrás que volver a «impermeabilizar el cuchillo» para que siga funcionando este truco.

Además:

  • Enfría el queso en la nevera, será más fácil de cortar.
  • Afila el cuchillo.
  • Utiliza una buena tabla de cortar.
Rallando queso

¿Y para rallar sin que se pegue?

El truco es el mismo. En los ralladores de queso manuales el queso suele quedarse pegado en los «dientes» y en las paredes.

Para evitarlo, pasa un paño untado en aceite tanto por dentro como por fuera de rallador. Una vez hayas empapado la superficie, retira el exceso con otro papel de cocina.

Cuando ralles, verás que se pega mucho menos.

Este truco de «impermeabilizar» lo puedes aplicar para cortar queso de tetilla (muy delicado), brie o rulo de cabra, pero también sirve para las típicas cuñas de queso curado. Es válido para todo tipo de quesos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *