Saltar al contenido

¿Cómo aligerar la mayonesa?

  • por
Aligerar mayonesa

¿Has preparado una mayonesa casera y te ha quedado demasiado espesa? ¿O simplemente la has comprado y no te gusta ese aspecto de «mazacote» que suele tener?

Sea cual sea el caso, se puede aligerar la mayonesa, hay varias formas de hacerlo, desde la forma clásica hasta alternativas un poco menos frecuentes.

Te explico los diferentes métodos y algunos truquillos.

Nota: cuando hablo de «aligerar» me refiero a hacerla menos espesa o más líquida. También se conoce como «adelgazar la mayonesa». Lo digo porque también puede confundirse con hacerla menos pesada o más digerible, pero no es este caso.

Método tradicional: añade leche

El sistema habitual (y recomendado) para aligerar la mayonesa es añadir leche.

Tan solo debes echar unas cucharadas de leche y batir a velocidad baja hasta que se integre completamente en la emulsión.

Además de leche, puedes usar otros derivados de la leche para conseguir una textura más clara:

  • Leche evaporada.
  • Nata para cocinar.

Pero estos dos últimos ingredientes no te los recomiendo porque añaden más pesadez a la mayonesa y tampoco aclaran tanto como la leche.

¿No puedes o no quieres usar leche o sus derivados? Sigue leyendo.

Mayonesa casera aligerada

Métodos alternativos para aligerar la mayonesa

Existen otras formas de aclararla o hacer más líquida la mayonesa, entre ellos me gustan estos tres.

Echa zumo de limón

Otra forma habitual de hacer que la mayonesa quede más ligera es añadir zumo de limón.

Este método funciona cuando quieres hacer una mayonesa un poquito más ligera, porque como puedes imaginar, tampoco es bueno echar demasiado zumo.

La idea es agregar un par de cucharadas de zumo de limón, batir a baja velocidad y probar la mayonesa. Echar demasiado limón

Añade vinagre

El vinagre es otro buen acompañante de la mayonesa casera.

Aunque con este ingrediente hay que tener un poco más de cuidado. Suele dar mucho sabor a la mayonesa (y no gusta a todo el mundo).

Elige un vinagre de tu gusto y echa una o dos cucharas. Después, bate a baja velocidad y prueba la mayonesa.

Pon un poco de agua o caldo

Por último, si solo quieres aclarar la mayonesa pero no quieres añadirle nada de sabor (ni echarle leche), usa agua. Hazlo con cuidado. De nuevo, utiliza una o dos cucharadas y ve añadiendo más a medida que «te lo pida» la mayonesa.

También puedes aligerarla con cualquier caldo de tu gusto: caldo de verduras o caldo de jamón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *