Saltar al contenido

Mermelada de tomate

  • por
Mermelada de tomate

Puede que la mermelada de tomate no sea tan popular como la de fresa o la de melocotón, pero es un condimento delicioso y versátil que se puede utilizar de muchas maneras.

Dulce y ligeramente ácida, la mermelada de tomate es perfecta para untar en las tostadas con unas rodajas de queso de cabra (o sin queso). También se puede utilizar directamente, como salsa para mojar.

Por último, sirve como salsa versátil. Puede usarse para añadir sabor a platos salados como el pollo a la parrilla o las verduras asadas. Y a diferencia de otras, la mermelada de tomate es muy fácil de hacer. Te lo explico paso a paso.

¿Cómo hacer mermelada de tomate?

Poca dificultad, pero la receta tiene trucos importante que debes vigilar. Lee hasta el final.

Mermelada de tomates
Preparación 15 min
Cocción 50 min
Raciones 4 botas

Ingredientes
  

  • 1 kg tomates maduros
  • 450 g azúcar
  • 1/2 limón

Paso a paso
 

  • Limpia los tomates con abundante agua. Retírales el pedúnculo (rabito).
  • Pela los tomates así. Es importante pelarlos para que no queden tiras desagradables de piel.
  • Córtalos en trozos medianos.
    Cortando tomate
  • Añádelos en una olla grande junto con el jugo del limón y el azúcar.
    Añadiendo azúcar a la mermelada de tomate
  • Cocina a fuego medio durante 50 minutos o hasta que adquiera una textura espesa.

Consejos para la receta

  • ¿Qué tipo de tomate es mejor para hacer mermelada? Importante. Aunque cualquier tomate sirve, te recomiendo utilizar tomates carnosos con pocas pepitas. Personalmente me encanta el tomate corazón de buey (Cor Bou) por su sabor y porque cumple con lo anterior. No obstante, un tomate de pera es perfectamente válido. 
  • ¿Puedes usar tomates muy maduros? Sí, de hecho es lo ideal. Pero que no estén pochos, claro.
  • ¿Qué hacer con las pepitas? A algunos les molestan las pepitas en la mermelada de tomate, a mí no. Lo mejor es evitarlas utilizando una variedad con pocas pepitas. Si no puedes y no te gusta verlas en la mermelada… quítalas una a una (es lo que hay).
  • ¿Quieres conservar la mermelada de tomate mucho más tiempo? Introdúcela en botes limpios. A continuación, hierve esos botes cubiertos completamente de agua, mantenlos en agua hirviendo durante 10 minutos. Deja enfriar y guárdalos en un lugar fresco y oscuro.
  • ¿Es obligatorio quitar la piel de los tomates? Podríamos decir que sí, pero depende del tipo de tomate (lo hay de piel muy fina que apenas se notaría). En cualquier caso, yo te recomiendo pelarlos. 

Información nutricional

Calorías: 482kcal | Carbohidratos: 123g | Proteina: 2g | Grasa: 1g | Grasa saturada: 1g | Grasa polinsaturada: 1g | Grasa monosaturada: 1g | Sodio: 14mg | Potasio: 613mg | Fibra: 3g | Azúcar: 119g | Vitamina A: 2085IU | Vitamina C: 41mg | Calcio: 30mg | Hierro: 1mg

¿Te gustó la receta?

5 de 1 voto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Valora la receta