Cuchillos de cerámica: la gran mentira del sector

  • por
Cuchillos de cerámica

A ver, antes de llamarme loco o poner el grito en el cielo quiero que tengas claro que esto es solo una opinión en base a mi experiencia.

¿Por qué digo que los cuchillos de cerámica son una mentira? ¿Por qué no los tengo en mi cocina ni te los recomiendo comprar?

Lo fácil sería decirte que sí, que los compres. Lo cómodo sería ponerte un enlace a cualquier tienda. Pero no, hoy quiero ser claro. Al igual que lo fui con las sartenes de titanio.

Las (pocas) ventajas de los cuchillos de cerámica

  1. Son ligeros y no se oxidan.
  2. La hoja no transfiere sabores ni olores de un alimento a otro como sí ocurre con los de acero.
  3. Suelen venderse con filos extremadamente afilados.

¿Nada más? Nada más, ahora entenderás por qué.

Cuchillos cerámicos

Los (muchos) inconvenientes de los cuchillos de cerámica

Si se caen, se rompen

Son extremadamente frágiles. Se rompen tanto si se caen como si los golpeas accidentalmente. Y fin, no hay forma de arreglarlos. Por eso, no deben meterse en el lavavajillas.

Duran afilados poco tiempo

Esta es una de esas mentiras que nos venden. Leerás que duran 20 veces más. Y no. Salidos de fábrica pueden cortar mejor que los de acero, pero en la práctica diaria en la cocina duran menos.

¿Cuánto duran? Depende de la calidad, pero de media en unos pocos meses dejarán de cortar como cuchillas. Después, empezarán a cortar como «cuchillos normales» y al final no cortarán absolutamente nada.

Nota: en cocina, antes de usar un cuchillo de acero conviene pasarle una chaira. Ese gesto es cuestión de segundos. Con los de cerámica no puedes hacer eso por lo que comparativamente la durabilidad del filo cae en picado al cabo de unos meses.

El afilado es complejo

Y dirás… bueno, no hay problema, lo puedo afilar. Esto también tiene trampa.

Para afilar un cuchillo de cerámica tendrás que recurrir al diamante. Y no es fácil hacerlo tú mismo (los clásicos afiladores de pasadas no los dejan bien). De hecho, es tan complicado que las principales marcas de cuchillos de cerámica recomiendan que los envíes directamente a su fábrica para que lo hagan ellos. El problema es que el afilado de fábrica es muy caro.

Cuchillos de cerámica cortando

Nunca llegan a cortar como al inicio

El filo empieza cortando con gran precisión, algo que «enamora» a los que ven demostraciones o vídeos. Pero al cabo de semanas la cosa empieza a decaer, sobre todo si compras uno barato o no les das el uso correcto. Nunca vuelven a cortar como en los primeros días. Nunca.

No sirven para todos los usos

Olvídate de cortar carnes con huesos. Tampoco debes usarlos en superficies duras, conviene hacerlo en tablas de cortar de plástico.

Son caros

Tienes cuchillos de cerámica baratos, pero esos duran un suspiro afilados. Hay marcas especializadas en fabricarlos con buena calidad cuyo precio asciende a varios cientos de euros. Por esa cantidad tienes los cuchillos Miyabi, los mejores del mercado (de acero, eso sí).

La mejor alternativa a los cuchillos cerámicos

En mi opinión, no hay nada como un cuchillo elaborado con un buen acero. Es y será lo mejor en relación filo, dureza y flexibilidad. Nos vendan la moto que nos vendan, en mi opinión no hay color.

¿Buscas algo con buena relación calidad-precio? Compra un buen set de cuchillos profesionales. Cumplen con creces. Mejores (mucho mejores) que los cuchillos cerámicos.

Esa es mi opinión y experiencia. Puedes dejar la tuya en los comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.