¿Cómo limpiar las fresas correctamente?

  • por
Limpiar las fresas

No quiero ser duro, pero el 80% de los resultados que encuentras en internet sobre «cómo limpiar las fresas» utilizan la palabra desinfectar.

¿Desinfectar qué? Hablan de larvas, de insectos, de pesticidas…

Tengo la suerte de ser de pueblo y aún no he visto larvas en las fresas. Ni una. De hecho, nosotros las limpiábamos con la camiseta y pa´ dentro. Dicho esto, si quieres puedes meterlas en agua y lejía o en bicarbonato. Yo NO te voy a recomendar eso.

La forma correcta de limpiar las fresas

Hay tres reglas de oro:

  1. No frotar.
  2. No sumergir (demasiado).
  3. Limpiar justo antes de comer.

También puedes tomar nota de este truco para conservarlas durante más tiempo. Para limpiar las fresas correctamente hazte estas preguntas.

¿Están limpias a simple vista?

Esto sirve para el 80% de las fresas que compramos en el súper. Mójalas debajo del grifo con agua tibia y usa papel de cocina (o un trapo muy limpio) para secarlas y acariciarlas suavemente. Sin frotar. Mucho menos con cepillos. Nunca. La fresa es hipermegadelicada.

Además, el último paso que debes hacer es retirarles el tallo o la parte verde. Hazlo antes de comerlas o de preparar una mermelada de fresa o este brutal coulis de fresas.

¿Tienen suciedad visible?

Las «fresas caseras» (de casa) suelen venir con tierra, polvo y pequeñas manchas. Es normal y natural. En este caso conviene sumergirlas en agua tibia. Con 10 minutos es suficiente. La suciedad se habrá ablandado. A partir de ahí límpialas debajo del grifo acariciándolas con cariño y sécalas con un trapo limpio.

¿Qué pasa si tienen «manchas resistentes»? Es muy habitual que al limpiar las fresas encuentres alguna con partes feas. Sigo pidiéndote que no las frotes porque las estropearás todas. Si hay manchas que no se van, usa un cuchillo puntilla para retirarlas. Más vale perder un trocito que estropearlas todas por limpiarlas mal.

Fresas recién recogias antes de limpiarlas

¿Qué hacer con los pesticidas de las fresas?

Estoy en contra de los pesticidas. Lo digo porque puede parecer que abogo por limpiar las fresas con agua bendita. Y no.

Pero como explican aquí, retirar los pesticidas es complicado. No se consigue con vinagres, jabones, lejías, bicarbonatos o sustancias mágicas. Hay que limpiarlas con agua y, sobre todo, aceptar que es lo que hay porque no está demostrado que así vayas a conseguir mucho.

¿Te preocupan los pesticidas? Compra fresas ecológicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.